Follow by Email

miércoles, 21 de junio de 2017

La isla de la Torre

Este domingo, aunque todavía estaba de nordeste, esta vez sería más flojo, estaba anunciada fuerza 4-5.

Fuimos directamente a fondear a la Magdalena, más pegados a la isla de la Torre porque tenía previsto hinchar el bote e intentar desembarcar en la isla con los niños. 
Es una isla en el interior de la bahía, frente a la península de la Magdalena que se utiliza para escuela de vela, actualmente gestionada por el Gobierno de Cantabria. 



La mayor parte de la superficie de la isla está ocupada por un edificio de estilo racionalista (de los que hay varios ejemplos en Santander, como el Marítimo, el edificio Siboney, el meteorológico...). En la parte más alta del edificio hay comedores, oficinas y supongo que vestuarios. En la parte más baja, sobre la que hay una gran terraza, hay hangares para guardar barcos de vela lijera. A la isla se accede por una rampa bastante ancha que cuenta con una pequeña grúa.
En las bajamares de mareas vivas, se puede acceder a la isla andando desde la playa de la Magdalena. Entre la isla y la playa hay gran cantidad de rocas y agujas, peligrosas para la navegación.
Debido a estas rocas, hay que tener cuidado al fondear porque puedes perder el ancla, por lo que es recomendable fondear con orinque.


Como siempre, después de hacer deberes y cantidad de cosas en casa, llegamos tardísimo. También teníamos que llenar el depósito de gasolina y había cola en la gasolinera. A las 15:30, fondeamos con orinque, y enseguida comimos. Después de comer, hinché el bote, en la proa y mientras Mar se quedó en el barco desembarqué con los niños en la isla. 
No corráis que la rampa patina!, no corráis que la rampa patina!, no corráis que la rampa patina!.... Hasta que no se cayó uno no pararon... En fin, luego exploramos la isla y las instalaciones de la escuela de vela, que estaba cerrada a cal y canto. Los barcos de vela ligera estaban amarrados al suelo con vientos. Bajamos a la playa de guijarros que hay al norte de la isla y como la marea estaba baja, entramos en una cueva formada en la roca.
Estuvimos buscando opérculos, que por lo visto hay muchos en la isla, pero no vimos ninguno.



Después de bañarnos y merendar intentamos izar el ancla y estaba trabada en una roca, tiré del orinque y salió a la primera. Llegamos a vela a Puertochico a las 20:30.

martes, 20 de junio de 2017

Un Carpe Diem un poco accidentado

Distance:                 5.45 NM
Average Speed: 1.63 kts
Max Speed:         5.19 kts

Este sábado hemos salido con el grupo de Carpe Diem, esta vez con una enfermera y dos niños de 9 y 6 años, también se apuntó Ignacio. 
Durante toda la mañana, llevaba soplando un nordestazo fuerza 5-6. Cuando salimos a las 15:60 había fuerza 6. 
Nada más salir, nos aproamos e izamos la mayor con un rizo ya preparado. En cuanto nos dimos la vuelta para ir hacia Raos a encontrarnos con los otros barcos que participaban este día, trasluchamos. Aunque controlé la escota de la mayor con la mano y lo hicimos de forma suave, se rompió el puente del carro de la escota, así que inmediatamente, volvimos a aproarnos para arriar la mayor e ir con el génova.


Enseguida, a la altura del barrio pesquero, nos dimos la vuelta para ir a fondear a la playa de los Peligros, donde habíamos quedado. Como era previsible, con el génova parcialmente enrrollado, sin la mayor y con el nordestazo que pegaba, sobre todo al fondo de la bahía, no ceñíamos nada.

Los bordos que dábamos, simplemente nos mantenían en el sitio, pues el barco abatía lo mismo que avanzaba, y tampoco conseguía virar por la proa, por lo que tenía que trasluchar cada vez que quería virar y perdíamos barlovento. Faltaba un poco de potencia en la popa para equilibrar el barco, por lo que arranqué el motor y seguimos ciñendo y dando bordos, pero ya con el apoyo del motor.

Los bordos de ceñida, sólo con el génova y luego, con el génova y el motor.


Conseguimos llegar a la playa de los Peligros y ya allí, fondeamos. El niño pequeño que no sabía nadar pero era un osado, se puso el chaleco y se bañó. El otro chico no quiso bañarse. A las 20:00, después de merendar y explicar algunos nudos, a los que querían prestar atención, volvimos a Puertochico con el génova, ya con más calma, pero aún seguía el nordeste, que aunque había bajado un poco, en las estadísticas de windgurú marcaba fuerza 5.
Este martes he arreglado el carro. Para sustituir el puente, que tiene una distancia entre los dos tornillos de 3cm, he tenido que doblar en uno de 4cm en un tornillo de banco, pues no los fabrican de 3cm.

jueves, 15 de junio de 2017

Ejercicios de Salvamento Marítimo

Distance:            4.47 NM
Average Speed: 4.08 kts
Max Speed:    5.97 kts

Ayer por la tarde salimos Ignacio y yo a darnos un baño al puntal, aunque estaba nublado.
Cuando ibamos para el puntal, emitieron un aviso a navegantes por el canal 24 VHF porque a las 18:00 se iban a realizar maniobras de rescate con helicóptero frente a la playa de la Magdalena requerían a los barcos para que se mantuviesen alejados de la zona.

Así que para allá que fuimos nosotros.


Fondeamos a una distancia prudencial para bañarnos y mientras, contemplar las maniobras, del helicóptero de Salvamento Marítimo rescatando a un naufrago de una balsa salvavidas. Bajaban al rescatador del helicóptero y cogía al naufrago.



Nos bañamos rápido y por ahí apareció el Corto Maltés que también había oído el aviso por radio y venía a ver las maniobras.
Una vez secos y como había viento del oeste y poca ola nos fuimos a dar la vuelta a Mouro y entrar en la bahía ciñendo.
Llegamos a casa a las 20:30 cuando empezaba a chispear.
    



jueves, 8 de junio de 2017

Un ratito


Total Time:     1H 38M
Distance:           5.69 NM
Average Speed: 3.46 kts
Max Speed:    7.07 kts

La tarde de ayer, estábamos mi compañero Javi y yo en la oficina, un poco hasta los h... y encima con la tarde de nordeste bueno que hacía no se podía desaprovechar.

A las 18:30 salimos de Puertochico y casi no habíamos pasado la bocana, ya habíamos quitado el motor y navegábamos exclusivamente a vela, ciñendo para asomarnos afuera un ratito, que había ola corta de 1,5m y podía estar divertido.
Cuando llegamos fuera, iba cayendo el viento y tampoco teníamos mucho tiempo así que enseguida nos dimos la vuelta.
Bueno, un ratito inesperado entre semana que sabe a gloria.






lunes, 5 de junio de 2017

Carpe Diem 2017


Éste sábado he salido por primera vez este año con los niños de Carpe Diem. Esta vez embarcaron una niña y un niño de 11 y 13 años, también una enfermera. Como el plan inicial era ir a la isla de Mouro para ver la cría de las gaviotas, se apuntó Ignacio. 
A las 13:30 cuando quedamos, ya llovía, así que, hablando por radio con los demás barcos, decidimos esperar una hora dentro del barco. Yo traté de entretenerles explicando algo de navegación con el compás de marcaciones y las cartas de papel, pero la verdad es que estaban a sus conversaciones...


Cuando escampó un poco salimos y conseguimos navegar un ratín a vela pero al poco vimos venir por el oeste otro chubasco y decidimos meternos de nuevo en Puertochico. Lo de siempre, nada más entrar, paró de llover así que hasta que vinieron los padres a recoger a los niños estuvimos pescando cangrejos por los arcos del malecón.


domingo, 28 de mayo de 2017

La cola del motor y el tomavistas

Las verdad es que debería hacerlo más a menudo, al menos dos veces al año pero al final sólo lo hago una. Como la cola del motor está permanentemente sumergida, requiere de más mantenimiento Que un fueraborda normal.
Hoy he madrugado y a las 7:30 estaba en Puertochico para sacar el motor del agua, quitar las algas y el caracolillo y pintar la cola con patente específica. Fijaros si era pronto que me encontré con el que hace el blog del tomavistas y estuve un rato hablando con él. 



Lo más dificultoso, sobre todo si lo haces sólo, no es sacar el motor del pozo, pues pesará unos 25kg. Lo más difícil es trasladarlo por el barco, bajarse al finger y bajar el motor, todo ello sin dar la vuelta al motor para no descebar el carter, no golpear la cubierta o las luceras y que no se caiga al agua. La próxima vez voy a probar a hacerlo dentro de la bañera protegiendo todo con sábanas viejas.

Después de rascar con una espátula y limpiar con un scotch britte y fairy para quitar la grasilla, se deja secar, se encintan los ánodos de sacrificio y se pinta con el spray de patente.


A la misma hora en el mismo lugar se pueden sacar fotos de motores roñosos o fotos tan bonitas como esta (eltomavistas):


lunes, 15 de mayo de 2017

Segundo día de entrenamiento

Ayer hizo una tarde buenísima y salí con Ignacio a navegar un poco. Soplaba viento flojo del norte muy variable.  Fuimos al puntal muy despacito y volvimos. Esta vez con todo el trapo. Alguna virada y a casa a las 20:00. En el puntal seguía fondeada una  vieja motora holandesa que por lo menos lleva dos semanas allí. También vinos un bonito ketch inglés que entraba en la bahía. 
Esta motora holandesa, lleva al menos dos semanas fondeada en el puntal. Tiene la cubierta llena de cajas y bicis.